Buscar
  • Andante Friedsen

De ciertas cosas está hecha la vida



De tonterías y curvas se hace la vida,

No hay temas demasiado correctos

O caminos perfectamente rectos,

No nada por lo que no valga la pena reír,

No hay nada por lo cual no valga la pena desviarse.


No hay más que fronteras invisibles,

Que códigos imaginarios,

Que estoicismos baratos que castran,

Tan severos en su automutilación,

Tan certeros en sus suicidios prolongados.


De tonterías y curiosidades se hace la vida,

De autoderrisión para subsanar las adversidades,

De pararse a ver los círculos concéntricos tatuados por un instante en el ácrono charco de la efímera existencia,

De momentos inermes que parecen intrascendentes y una vez añejos rasgan el delicado tejido de la frágil felicidad,

De un beso estacionado ad vitam aeternam en el lecho de la dulce melancolía,

Y de la contemplación adulterada de un recuerdo que, caprichoso, cambiará de forma según la hora y el día.


No habrá más expectativas ni tormentos,

Al entender que eso que se llama vida no es más que una masa etérea y mutante carente de sentido práctico, inerte fuera del momento exacto.


Da lo mismo un instante entre otros brazos cuando ya se está fuera de ellos,

Da lo mismo un tibio aplauso cuando la sala ya queda en silencio,

Da lo mismo un amor perfecto cuando él mismo se ha gastado,

Da lo mismo cambiar de ritmo y entregar, cuando se encuentra algo nuevo, al olvido esos pasados.


Entre propósitos, anhelos, sueños y pactos,

Da lo mismo haber existido si al ocaso de nuestros aniversarios advertimos que esos momentos se nos escurrieron entre las manos.



13 vistas